¿Necesito un coach o un consultor?

¿Necesito un coach o un consultor? 1
Tiempo de lectura: 4 minutos

La buena noticia es que te estás formulando la pregunta: ¿Necesito un coach o un consultor?

El primer paso para conocer cuál es el profesional que necesitas, es aceptar sin complejos que requieres ayuda.

Ahora bien, ambos profesionales existen para colaborar contigo en el alcance de cierto objetivo o en la resolución de un determinado desafío.

Las diferencias entre un coach y un consultor están esencialmente en el tipo de conocimiento, así como en los procedimientos de cada cual.

La presente comparación la hacemos entre coaches y consultores de negocios de categoría equivalente.

Nos referimos a aquellos que se preparan de forma constante, los que utilizan métodos de trabajo precisos y eficaces.

Define tus desafíos

Lo primero que debes hacer es preguntarte qué tan claro tienes  tu desafío. ¿Qué necesito sacar de mi alianza con el coach o con el consultor?

Si la respuesta llega a tu mente de forma clara, podemos ir presuponiendo que es un consultor el que necesitas.

Ten en cuenta que uno de los momentos estrella para llamar a un coach es cuando no existe claridad de propósito ni de objetivos.  

Si aún teniendo claro lo que deseas, sientes que no sabes por dónde empezar o cómo resolverlo, entonces un coach te podrá acompañar en el análisis de tu realidad actual, es posible que te sugiera:

– Realizar una matriz FODA, para definir fortalezas, oportunidades, desafíos y amenazas dentro de la situación.

-Te estimulará a proponer opciones y posibilidades que probablemente no estás observando. Lo que difícilmente hará es decirte lo que debes hacer. Para un buen coach la respuesta está en ti.

Algo que sí puede hacer el coach es acompañarte a elaborar un plan de acción que te lleve del punto donde te encuentras, a ese lugar donde deseas llegar, y dentro de ese plan probablemente podrían surgir tareas como “Contratar a un consultor” o incluso “ver a un psicólogo”.

El consultor es un especialista en una o varias materias específicas, mientras más específicas mejor.

Por otro lado, un consultor de negocios puede ser un experto en algo tan amplio como estrategia o en algo tan focalizado como el data science o la ciber seguridad.

El coach en cambio es especialista en generar perspectivas, “opciones” y en cómo desatar las fuerzas internas y externas de su cliente para aprovechar al máximo dichas “opciones”.

¿Se puede ser un coach y un consultor a la vez?

Un coach responsable debería pedirte permiso para señalarte un camino específico a tomar, debe alertarte que se trata de una idea propia o de un juicio personal.

En ese caso estaría haciendo un switch del modo coach al modo consultor o mentor. Lo cual es válido. Eso sí, cuando sientas que estás cerca de hallar tu propia salida, puedes optar por pedirle al coach que se reserve su opinión particular.  

Entonces, ¿ambos roles pueden intercambiarse?

Sí, como hemos dicho, un coach puede durante su sesión cambiar al rol del consultor, incluso puede tener las dos profesiones.

Por su parte, el consultor moderno también debería aprender ciertas habilidades de  cómo ser un coach, para desempeñar mucho mejor su trabajo.

Vamos a destacar solo un par entre muchas:

1.- La escucha activa: vista como la habilidad de observar y escuchar con atención, suspendiendo los juicios personales (al menos en la fase de diagnóstico) que podrían contaminan la realidad.  

2.- La pregunta poderosa: todo consultor debe saber hacer buenas preguntas para llegar al núcleo del asunto objeto de consulta.

Herramientas y habilidades compartidas por el coach y el consultor

¿Necesito un coach o un consultor? 2

Existen herramientas concebidas por las ciencias gerenciales, por la programación neurolingüística (PNL), por la psicología entre otras disciplinas que pueden ser tremendamente provechosas, tanto para el coach como para el consultor.

Entre estas, la mencionada matriz FODA y modelos de interacción como GROW, FUEL o STEER.

El acrónimo GROW por ejemplo significa en inglés  Goal (meta), Reality (realidad), Opportunities (oportunidades)  y Will (voluntad o acción), este tipo de estructura le da consistencia, otorga método científico a la labor de cada profesional.

Para concluir, es conveniente saber que existen dos tipos de competencias, las denominadas competencias blandas y las competencias duras.

Las blandas están asociadas a la inteligencia emocional del individuo. Tienen que ver con la actitud que se asume ante un conflicto o situación. Ser capaz de mantener la calma, actuar con mente clara y firme son habilidades que puedes desarrollar mediante el coaching.

Por otro lado, las competencias duras, son aquellas de tipo técnico, que requieren de aptitud. Estas habilidades se obtienen a través del estudio y la práctica especializada en determinada área técnica.

Cuando tengas dudas sobre una competencia dura, es hora de llamar a un consultor y cuando sientas que el tema va por el lado del liderazgo, la motivación y las relaciones humanas o profesionales es tiempo de acudir a un buen coach.    

  3 Claves para vender más con el Marketing de contenido

Estas son las principales diferencias entre Consultor y Coach

      ¿Necesito un coach o un consultor? 3                                  

 

Escrito por:

¿Necesito un coach o un consultor? 4

 Pedro Fermín

CEO Consultaneo.com/ Coach de propósito y consultor de negocios