5 Pasos para eliminar la ansiedad durante el confinamiento

eliminar la ansiedad durante el confinamiento
Tiempo de lectura: 2 minutos

Es una verdadera paradoja el hecho de que estar en casa, ese lugar sagrado y tranquilo que identifica un espacio tan especial, pueda ser causa de estrés. 

Pasar la cuarentena en casa es un reto a la capacidad de adaptación y a la consciencia familiar. En el mundo moderno, muchas son las causas de estrés pero, ciertamente “estar encerrado en casa” no era una de ellas hace unos meses atrás, esta situación ha significado  un nuevo despertar.

 El confinamiento en casa se ha convertido para muchas personas en la principal fuente de ansiedad en el presente. 

La incapacidad de la persona para construir su propia agenda, creencias limitantes como el hábito de “salir a trabajar”, o el de “me voy a la oficina” a trabajar, o el hábito de que en casa solo están los que no trabajan; los flojos, o los que están enfermos, ha marcado nuestra comprensión del tiempo de resguardo y autoprotección contra el virus chino. 

Existen muchos métodos para abordar la liberación del estrés. Uno de esos métodos se centra en la respiración y en la concientización del simple hecho de estar respirando. La respiración consciente revierte el hecho automático de respirar sin ningún tipo de atención a su mecanismo de la respiración. 

Desarrollar el hábito de la respiración consciente, no mecánica, potencia la serenidad, la armonía y la paz interior. En consecuencia, el estrés es drenado casi de forma automática, haciendo que la persona recobre rápidamente una sensación de relajación y tranquilidad. 

Mejores consejos para eliminar la ansiedad durante el confinamiento

5 Pasos para eliminar la ansiedad durante el confinamiento 1

La siguiente rutina, ha sido diseñada para potenciar la sensación de tranquilidad mental y liviandad corporal. Haga la rutina tantas veces al día como la requiera:

1. Busca una silla, un sofá o un cojín cómodo, en un espacio que te guste

2. Siéntate con la espalda erguida. Pies muy cómodos sobre el piso; o piernas cruzadas, el torso recto, descansando sobre las piernas.

3. Cierra los ojos y lleva la atención a tu respiración. Inhala y exhala suavemente, siguiendo el ritmo normal de tu proceso respiratorio.

4. De inmediato, notarás que tus pensamientos secuestran la atención que prestas a  tu respiración. 

Observa el pensamiento que viene a tu mente en el momento, de forma que ya no te sorprenda. Hazlo tantas veces como pensamientos tengas, de forma que te entrenes en disciplinar el pensamiento. 

Retorna tu atención en la respiración una y otra vez, de forma gentil, notarás en muy corto tiempo la maravillosa sensación de estar libre de pensamientos. Es como flotar en la nada. Mientras más te entrenas, menos pensamientos tienes, y mientras menos pensamientos se activen, menor la ansiedad y mayor la serenidad.

5. Mantén tu entrenamiento en respirar para crear serenidad en tu mente por 10 minutos. Notarás la increíble sensación de ausencia de apuro, vacío de urgencia alguna y el disfrute pleno de hacer nada. 

Cuando concluyas habrás disipado por completo la ansiedad por el confinamiento. Y si al finalizar todavía sientes ansiedad (presión en el pecho, ahogo, ganas de salir corriendo, fastidio, ganas de llorar, mal humor inexplicable), repite el ejercicio tantas veces como lo necesites ¡NAMASTE!

Por:

Alfredo Ángel 

Master Coach & Trainer